GURE MIRARIA
Cabalgar el dolor

07/06/2023

Hace un rato, una compañera me comentaba que mientras vivía en Brisbane (Australia) encontró por la calle a una chica que vendía libros de segunda mano. Lo curioso era que todos los libros estaban envueltos en papel y traían escrita una frase en referencia a la temática del libro. De manera que comprabas «a ciegas» por así decirlo.

A mi compañera le llamó la atención uno en el que ponía: No juzgues a un libro por su portada, y se lo quedó. Hoy me contaba que sin saberlo, sería un libro que le ayudaría más adelante en su vida. Y así ha sido como he recordado la historia del libro que contiene uno de mis pasajes favoritos y que hoy os quiero compartir, al igual que suelo hacerlo en las conferencias y talleres a los que asisto como ponente.

Mi amiga Arrate, en un momento dado, me regaló el libro La gente bella no surge de la nada de Carlos Garrido Torres y escribió en él una dedicatoria que decía tal cual: «Encontré este libro en una librería de segunda mano en Barcelona. Alguien se lo dedicó a otra persona diciendo que era su inspiración. Creo que no había percibido nunca coincidencias tan bonitas para que este libro acabase en tus manos»

Así que sin darle más vueltas, os dejo con el pasaje:

«El dolor es un caballo. Hay que montarlo. Huir de él no sirve para nada. Sólo con su cabalgadura llegaremos a otros lugares, atravesaremos las montañas. Aunque sea de noche, aunque brame la tormenta. Porque incluso las peores cosas de la vida pueden enfrentarse.

El duelo supone una profunda experiencia de amor centrada en el desgarro, la pérdida y la ausencia. Vivirlo representa uno de los trances más difíciles, y para los que más complejo resulta recibir ayuda. Muchas veces se intenta compensar con razonamientos, imágenes relativizadoras. Incluso se anima a la persona a evitarlo, como si fuera una enfermedad. Pero al duelo, como dolor, hay que cabalgarlo.

La persona que vive el duelo está segregada, separada del resto del mundo por la muralla de sus sentimientos. Las razones y palabras que vienen de fuera no les resultan útiles. Sólo puede compartirse desde dentro. Probablemente la necesidad primera al tratar el duelo se basa en ese mismo principio: entender, comprender.»

Quizás también te interese leer…

SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

No es extraño, oír decir a una persona ante un familiar que tiene deterioro cognitivo "mi padre ya no es él, mi madre ya no es ella, no le...

leer más
ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

En los últimos tiempos y al ver cómo personas cercanas afrontan su enfermedad y todo lo que esto conlleva, me cuestiono sobre en qué medida somos...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

acompañamos

desde el corazón

del dolor al amor