GURE MIRARIA
Empezar por el final…

24/11/2022

Empecemos por el final para hablar y describir el duelo, pero desde el final de mí camino, que en realidad es mi momento actual.

SOY FELIZ después de haber vivido, trabajado y  transitado mis propios duelos.

Conseguí transformar dolor en amos y ahora desde el agradecimiento siento paz, que no olvido, eso nunca.

El tiempo por si sólo no hace nada. El duelo hay que atravesarlo.

Es bonito llegar a reconocer en un momento de tu vida, en ese futuro desde el que hablo, que podemos llegar a ser mejores personas, vivir la vida con otra sencillez y saboreando lo que nos regala cada día y más si vivimos una vida donde no nos falta por así decirlo de nada. O no, no todo el mundo vive la experiencia del duelo de la misma forma ni transforma el dolor de la misma forma. Pero no hay mejor o peor. Son diferentes caminos porque las personas somos diferentes, nuestras elecciones son diferentes, aunque no siempre se trata de elección sino de los recursos que tenemos, tanto personales como sociales, etc, sino que cada cual elabora su duelo como puede.

Yo siempre animo a trabajar y a afrontar las emociones, a visibilizarlas. No siempre es el momento, pero es parte de este camino, el poner de frente lo que nos duele, acogerlo tras haber rabiado, pero darle su lugar.

Si retrocedo en el tiempo y me miro en el dolor más profundo y desgarrador, puedo decir que no sé si ya es el inicio del camino del duelo o antes, que no concibes la vida sin esa persona, no la concibes, no la quieres. El dolor es desgarrador, incluso creo que el calificativo de desgarrador, se queda corto.

Pero pasa, se va dando paso a otras emociones: la ira, la rabia, la tristeza, la negación a la par que la tristeza, todo ello tras un estado de shock.

Me aíslo, me aíslan cuando un día de repente hay unos ojos que me miran y yo me siento reconocida. Esa persona ha pasado por lo mismo, habla mi mismo idioma. Me siento acogida, aliviada. Su comprensión me alivia, me llena ante tanto vacío.

Y sigo, sigo el camino y a veces me animo, pero pronto llega una nueva caída y creo que he ido hacia atrás. Hasta que voy comprendiendo y me ayudan a comprender que no, que no es hacia atrás, que aún a pesar de mi reincidencia

Y llega un día en el que sé que ya las fechas no duelen tanto y sonrío y me reconozco más feliz porque hay un día en el que yo decreto que quiero ser feliz, muy feliz.

Apuesto porque cada persona persiga ser feliz. No es buscar la felicidad que tenía cuando mi ser querido vivía. Desde el realismo digo que no se puede buscar esa felicidad, ya no. Pero ello no es eximente de dejar de buscar una nueva felicidad.

A POR ELLO. YO PUDE, TU PUEDES, EL PODRÁ PORQUE PODEMOS Y PODRÉIS Y PODRÁN.

Silvia

Quizás también te interese leer…

SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

No es extraño, oír decir a una persona ante un familiar que tiene deterioro cognitivo "mi padre ya no es él, mi madre ya no es ella, no le...

leer más
ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

En los últimos tiempos y al ver cómo personas cercanas afrontan su enfermedad y todo lo que esto conlleva, me cuestiono sobre en qué medida somos...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

acompañamos

desde el corazón

del dolor al amor