GURE MIRARIA
NO ME APETECE VIVIR LA NAVIDAD

19/12/2023

¡Cuántas personas con dolores diversos llegan a estas fechas no sólo desganadas sino y sobre todo, destrozadas! No hay sólo dolor por ausencias de personas queridas, hay muchas causas: pobreza, soledad y un largo camino de etc.

La causa de ese dolor no la podemos evitar, no podemos hacerla desaparecer para que aquellos que la padecen, se olviden.

Pero debería ser una obligación preguntarnos: «¿puedo hacer algo por esa persona, amiga o amigo, familiar o no?». Mi respuesta siempre va a ser SÍ y desde luego que universalizo mi respuesta en cuanto a que todas las personas que en este momento estamos en una situación mejor porque no estamos sólas, tenemos lo indispensable y en muchos casos más que eso, no pasamos unas Navidades en duelo y et etc….

Y ahora podemos preguntarnos: «¿Qué puedo hacer?». Múltiples respuestas: No desees Feliz Navidad a todo el mundo como si todas esas personas a las que felicitas estarían en una situación de bienestar. Para antes de felicitar, mira a esa persona, tenla en cuenta y no le felicites como al resto. Si no sabes qué decir, no digas nada. Si no eres capaz de permanecer porque no puedes mirar su dolor de frente, no te quedes ahí y si en tu intención está ayudar, pide desde tu silencio, desde tu intimidad y tu espacio, que algo cambie para que esa persona pueda mejorar. Pero pídelo con verdadera intención.

Si paseas por la calle y aunque esto deberíamos hacerlo siempre, acércate a esa persona que no va a tener un techo, menos una familia con la que compartir y salúdale mirándole a los ojos. Pregúntale si le apetece un caldo, un café o algo de comer y facilítaselo. Es algo puntual y esto no le devolverá un hogar y un entorno pero sí le hará sentir bien al menos por un ratito. Y no olvides que la importante es esa persona. Y cuando te dé las gracias, dale tu las gracias a él, a ella. Hay quien se preguntará que porqué le tienes que dar las gracias si eres tú quien ha sido generoso. Pues os invito a que cambiéis esta percepción y esta rutina. Le damos las gracias porque nos ha permitido compartir y porque nos muestra cómo estamos en una situación de bienestar porque tenemos economía para poder invitarle. Pero ¡ojo! llevémonos esta reflexión a nuestra vida diaria: no hay polos positivo negativo, mejor o peor, según quien dá o recibe. Mirada horizontal que nos haga valorar y no olvidar que la vida es difícil y nadie es mejor que nadie para creernos que hay un «lxs otrxs» y «yo».

Si alguien está pasando por un gran dolor por la pérdida de un ser querido, pregúntale si quiere salir a pasear por donde no haya nadie. Hay opciones al ruido navideño, a la alegría ajena. Esto alivia porque quien está en duelo siente la comprensión de esa persona que ojalá seas tú.

Habrá personas con las que no aciertes, pero no te culpabilices porque también hay con quien es difícil acertar. Tú lo has hecho bien y desde el corazón. No tiene que ver contigo su respuesta.

No le fuerces a participar en comidas, cenas, fiestas creyendo que ahí olvidará su dolor. Si quiere, será ella quien decida. Cuando alguien está en duelo no está enfermo, no ha perdido la memoria, no ha dejado de saber lo que quiere o no quiere y puede elegir. Estemos ahí. No hay que hacerlo egoístamente pero recordad que todos y todas vamos a pasar un duelo o más. No utilicemos esa mirada de pena, la persona la siente aunque no lo creas. Mirada horizontal una vez más. Mirada que acoge, que respeta y no juzga.

Y así indefinidamente con tantísimas personas que necesitan ser tenidas en cuenta y acompañadas.

MIREMOS HACIA FUERA ESTA NAVIDAD, MIREMOS DE FRENTE Y QUE LA COMPRENSIÓN Y LA CERCANÍA, HAGAN DE ESTA NAVIDAD, UNA DE MIS MEJORES NAVIDADES PORQUE COMPRENDÍ QUE TENGO MUCHO POR HACER, MÁS ALLÁ DE DESEAR REPETÍDAMENTE «FELIZ NAVIDAD».

Entre todo el mundo, podemos mejorar este universo que es de todos y de todas.

Quizás también te interese leer…

SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

No es extraño, oír decir a una persona ante un familiar que tiene deterioro cognitivo "mi padre ya no es él, mi madre ya no es ella, no le...

leer más
ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

En los últimos tiempos y al ver cómo personas cercanas afrontan su enfermedad y todo lo que esto conlleva, me cuestiono sobre en qué medida somos...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

acompañamos

desde el corazón

del dolor al amor