GURE MIRARIA
SIGUE SIENDO ÉL, ELLA

24/05/2024

No es extraño, oír decir a una persona ante un familiar que tiene deterioro cognitivo «mi padre ya no es él, mi madre ya no es ella, no le reconozco». Por supuesto esa percepción no parte de un pensamiento de rechazo, no. Parte de un no reconocimiento de la persona en el sentido de que ya no me reconoce, ya no puedo hablar con él como lo hacía antes, tiene la mirada perdida….

Todo sentimiento en este sentido es absolutamente respetable y merece ser comprendido.

Pero podemos mejorar en esta mirada a nuestra madre, a nuestro padre, tío, abuela….. ¿Cómo? Cambiando ese pensamiento. El, ella siguen siendo nuestro padre sólo que algo ha cambiado. Es esa pérdida de memoria, esa demencia, ese Alzheimer…pero sigue siendo la misma persona, la misma figura y seremos nosotros y nosotras quienes hemos de hacer ese cambio en nuestra mirada, en nuestra idea concebida a partir de ese deterioro.

Cambiando esta percepción, daremos un giro a nuestra manera de relacionarnos y esta ganará en cercanía. Todo lo que es sutil, esos cambios que no se ven porque se hacen desde dentro, estos cambios son los que promueven otros cambios. No se puede decir en qué deriva esa mirada más cercana, de reconocimiento… porque en cada relación se verá de una u otra manera, pero de lo que estoy segura es, de que, aunque mi ser querido siga aparentemente sin reconocerme, le estaré dando su lugar real. Y no porque hasta no volver a esta mirada no se lo haya dado pero si queremos acercarnos a este ser tan maravilloso y querido, desechemos ese pensamiento que se transforma en expresión diciendo lo que al principio decía y gritemos a los cuatro vientos (aunque lo hagamos desde el silencio) «sí, si es mi padre, sí es mi madre». Ellos no serán el origen del cambio, será nuestra mirada la que haga que algo cambie.

Démosles y démonos semejante oportunidad y dejemos que nuestras almas se comuniquen y hablen.

Quizás también te interese leer…

ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

ENFERMEDAD Y RESPONSABILIDAD

En los últimos tiempos y al ver cómo personas cercanas afrontan su enfermedad y todo lo que esto conlleva, me cuestiono sobre en qué medida somos...

leer más
NO ME APETECE VIVIR LA NAVIDAD

NO ME APETECE VIVIR LA NAVIDAD

¡Cuántas personas con dolores diversos llegan a estas fechas no sólo desganadas sino y sobre todo, destrozadas! No hay sólo dolor por ausencias de...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

acompañamos

desde el corazón

del dolor al amor